Category | Autos

La historia y curiosidades de la Combi, mucho más que un ícono hippie

Combi

Los nostálgicos de los pantalones pata de elefante recibieron una noticia trágica el 2014: la mítica Combi Volkswagen dejaba de fabricarse. Un golpe directo al poncho que ponía fin a la nostalgia de muchos por los años en que prohibido prohibir era la única filosofía posible.

Pocos autos pueden ser tan fácilmente recordados como éste y menos aún han logrado instalarse con tanto cariño en el corazón de los aficionados a los fierros como la Combi Volkswagen, un infaltable en los paseos a Horcón.

Hasta hoy, muchos se preguntan ¿cómo un auto de formas gordetas, poca potencia y orígenes comerciales se convirtió en uno de los clásicos más deseados por los amateurs y coleccionistas?.

A continuación algunas claves:

Primer dibujo

1.-El diseño por casualidad: los detalles del diseño de la mítica VW T1 es producto del departamento de diseño de la marca, pero la idea de que Volkswagen saliera al mercado con esta furgoneta además del clásico escarabajo fue de Ben Pon. Este holandés era uno de los exportadores más importantes de la empresa. En una de sus visitas a la fábrica vio una plataforma que habían creado los empleados de Volkswagen para trasladar mercancías. Hizo un bosquejo del vehículo en su agenda en 1947 y le presentó la idea a Heinrich Nordhoff, el ingeniero alemán que revolucionó la firma de vehículos. Éste aprobó la idea y se desarrolló el proyecto. Para 1950 ya se encontraba en producción el Typ2 o Combi, segundo modelo después del Escarabajo (Typ1).

La inspiración

2.-Mismo corazón, muchas variables: una de las claves del éxito de este vehículo es la larga lista de variantes de carrocería con las que se comercializó desde su creación: existen versiones para carga, con pick up, pick up con doble cabina, ambulancia, para pasajeros, para pasajeros con techo descapotable, tipo casa rodante. Un modelo para cada necesidad. Es más, la empresa de Correos alemana tenía oficinas móviles con buzones sobre Combis.
La primera fabricada

3.-Una mascota: las formas redondeadas y los enormes focos redondos a los lados de la V que forman los relieves sobre su frontal hacían que las primeras versiones de la Combi se asemejaran a una carita sonriente. Este detalle creó una enorme empatía hacia estos vehículos, por lo que mucha gente las veía más como una mascota que un vehículo.

Más que amigos

4.-Fuertes y lentas: El pequeño motor de 1.200 cm3 y 30 CV de los primeros escarabajos no tenía fuerza suficiente como para arrancar en una pendiente con el peso extra que era capaz de transportar la Combi. En lugar de diseñar una mecánica más potente o una caja de cambios con otros desarrollos, decidieron montar un engrane reductor en el buje de las ruedas traseras. Además de acortar el desarrollo del cambio, ganaban algo de altura libre al suelo. Esta solución barata lograba que las Combis fuesen capaces de subir fuertes pendientes y moverse por caminos fuera del asfalto casi como un todo terreno. Eso sí, su velocidad máxima en carretera apenas rozaba los 80 km/h.

Fuerte

5.-De Atacama a Punta Arenas: los motores empleados en las Combis eran de 4 cilindros bóxer refrigerados por aire. Esto les permitía carecer de agua, radiador (sólo llevan uno de aceite), bomba de agua. Gracias a esto resultaban muy fiables en climas extremos, pues no se les congela el circuito de refrigeración ni se les ponía a hervir. Esta cualidad es clave para explicar la tremenda expansión que tuvo este vehículo, capaz de circular en cualquier clima.

Todo terreno

6.-La furgoneta de “La familia Manson”: debido a que era un modelo bastante barato en aquellos años y a que su consumo era mucho menor que el de los pesados y sedientos motores estadounidenses, los jóvenes hippies eran una buena clientela para este vehículo, lo que acabó por convertirlo en uno de los símbolos del famoso “flower power-Mira niñita”. Una de estas familias de “grupis” más conocidas es la encabezada por el tristemente famoso psicópata Charles Manson.

Modelo cotizado

7.-Un sueño con 23 ventanas: de la multitud de variantes de la Combi que se fabricaron, la más cotizada es la conocida como “Samba” o “23 ventanas”. Hoy en día, por un ejemplar de “Samba” en buen estado se pagan cifras por encima de los 50 millones de pesos, casi 50 veces más que su valor cuando eran nuevas.

Restauraciones oficiales

8.-Restauraciones oficiales: curiosamente, los Volkswagen más caros en el mundo de los coleccionistas son los deportivos, ni los descapotables que costaban más del doble que la furgoneta en su día. Salvo que se trate de uno de los escasos ejemplares del escarabajo con carrocería a cargo de Hebmuller (que superan los 80 millones de pesos), ningún modelo de la marca alemana alcanza las cotizaciones de una Combi. Esto hizo que Volkswagen se decidiera a crear un departamento de restauración, asesoramiento y venta de recambios para ellas.

Casa rodante
9.-Una casa con ruedas: uno de los inexplicables huecos dejados por la marca fue el mundo de las autocaravanas o casas rodantes. Por esto, compañías externas como Westfalia vieron rápidamente el potencial de las Combis como vehículos para ir de camping y desarrollaron líneas de productos diseñados específicamente para transformar estos vehículos en verdaderas casas con ruedas. Cocinillas, duchas, camas, literas, techos desplegables, calefactores, mesas, sillas.

Objeto de culto
10.-Infinidad de reproducciones: la repercusión social tan grande que ha tenido esta furgoneta ha hecho que sus líneas sean de las más reproducidas en toda clase de objetos.

Con información de autocasion.com, autoproyecto.com, solokombis.com.ar y actualidadmotor.com.

Deja un comentario

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBsaWdodGJsdWUuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0aG9yPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hdXRvX2ltZzwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fY3NzPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Zhdmljb248L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vYmxvZy5taXR1bGEuY29tLmJyL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvOC1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9ibG9nLm1pdHVsYS5jb20uYnIvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTI1NDQ4NDE1LTJcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vYmxvZy5taXR1bGEuY29tLmJyL3dwLWNvbnRlbnQvdXBsb2Fkcy9sb2dvX2dlbmVyYWwuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nYXpldHRlLWVkaXRpb24vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fcmVzaXplPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3J0bmFtZTwvc3Ryb25nPiAtIHdvbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfY2Fyb3VzZWw8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd192aWRlbzwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDE4MDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3NpbmdsZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDI1MDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RhYnM8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjI6e2k6MDtzOjYyOiJodHRwOi8vYmxvZy5taXR1bGEuY29tLmJyL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvOC1mYXZpY29uLmljbyI7aToxO3M6Njk6Imh0dHA6Ly9ibG9nLm1pdHVsYS5jb20uYnIvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy83LW1pdHVsYV9mYXZpY29uLmljbyI7fTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3ZpZGVvX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48L3VsPg==